Cuando eramos pequeños soñábamos con qué queríamos ser de mayor. Médico, astronauta, profesor o corresponsal en algún país lejano. ¿Por qué deberíamos dejar de soñar conel trabajo ideal al hacernos mayores? Yo esta semana he descubierto qué quiero ser de mayor: quiero ser la contadora oficial de historias de la ciudad,

O más concretamente, ‘Chief Storyteller’ de la ciudad, que es la posición que ahora mismo ostenta el periodista Aaron Foley en Detroit. Su trabajo no es otro que construir un relato sobre la ciudad, centrado en lo que sucede en el día a día de los barrios y los vecinos, para tratar de contar una historia tan verdadera como alternativa a la difundida por los medios de comunicación, que prefieren centrarse en la ruina económica de la ciudad del motor o en los conflictos raciales antes que en la diversidad y la convivencia.

Lo cierto es que la posición de ‘Chief Storyteller’ no es nueva, aunque Detroit tal vez sea la primera ciudad en tener uno -y eso que la idea de que la ciudad tenga un ‘cronista oficial’ cuenta con una gran tradición. En el mundo empresarial -y especialmente en el mundo anglosajón, donde los discursos y la retórica tienen mucho más peso cultural que entre los hispanohablantes, es algo común, sobre todo en grandes empresas, tener un “contador de historias” a sueldo.

Este artículo de The Guardian explica cual es la tarea cotidiana de Foley y las motivaciones que llevaron al actual alcalde de Detroit a poner en marcha la redacción de The Neightborhoods, la web centrada en historias locales sobre la que un equipo de periodistas desarrollará su trabajo. A mi me parece una gran iniciativa de periodismo financiado desde lo público. Voy a ir escribiéndole mi CV a Pedro Santisteve…